dijous, 11 de febrer de 2010

La rusa solitaria


La rusa solitaria

Era media noche allí, la gente estaba nerviosa.
Estaban todos preparados para oír aquello tan esperado
Que tanto se había prolongado; ella se sentó
Y rápidamente se calmo, se podía ver el miedo
Que su mirada reflejaba: ya era la hora.
Lentamente empezaron a salir palabras de la boca
De aquella mujer que anunció el destino,
De aquella frágil niña solitaria, con una vida por delante.
Su único amigo allí se había ido y sólo le quedaba la angustia
Que sentía, porque en el fondo ella lo presentía.
La pobre niña oyó las desoladoras palabras que el pueblo había decidido
Y tuvo que marcharse y quedarse con todo lo allí vivido.
Las lágrimas brotaron de sus ojos, aunque en el fondo quería
Volver a ver a su amigo algún día.


Sergio Monterroso, 3º A

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada