dimecres, 21 d’octubre de 2009

Búscate un marío

La profesora se dirige puntual a la clase de 2º C. Es viernes y tiene ganas de terminar. Sabe de sobras que tendrá que pelear la última hora del último día de la semana. Sujeta el pomo. “Ocho, nueve y adentro”. Antes de cerrar la puerta, la Yessi, líder rotundo e indiscutible de la clase, la frena con la mano y le suelta “¡Buenos días Mari!”. La profesora se sorprende y mira a su alrededor.
- Yessi, ¿me hablas a mí?
- ¡Claro, Mari!
- Pero yo no me llamo así.
- Ah, ¿no? Pues ¿cómo te llamas?
Llevan más de medio curso y aún no sabe su nombre.
La profesora llega hasta la mesa y pide silencio con “voy a pasar lista, id callando, ¡ar!”. Es entonces cuando la Yessi grita: “¡No me gusta castellanoooooo!”
Cinco, seis y respiración profunda. ¿Es que les hice leer algo de Sánchez Dragó? No, a estos, no.
- A ver, en esta vida hay muchas cosas que no nos gustan y que tenemos que hacer.
- Pues vaya rollo.
- Sí, mira, es lo que hay, la vida es injusta, ya lo irás aprendiendo.
La profesora acaba de pasar lista controlando de reojo a la alumna subversiva. No es la primera vez que intenta boicotearle la clase.
- Vamos a corregir el ejercicio de…
La Yessi interviene de nuevo interrumpiendo la clase por enésima vez.

- Oye, profe, ¿a ti te gusta trabajar aquí?
- Claro. A ver, ¿a qué viene esa pregunta ahora?
- ¿Es que, profe, no te cansas de hablar y hablar y hablar y venga dale que te pego a la lengua todo el día? ¡Qué agobio!
Uno, dos, inspiración…
- Bueno, no es así exactamente; además todos tenemos que trabajar en algo, y mejor si es en lo que te gusta, ¿o es que me vas a pagar tú la hipoteca?
La alumna rebelde se queda unos segundos quieta, como pensativa (aunque realmente no piensa en nada), con un aro dorado XXL en la oreja apuntando amenazante el ojo de la profesora, e hiriéndoselo con su brillo intermitente. De repente, la joven, como si del zarcillo se tratara, se ilumina de nuevo.
- ¡Pues búscate un marío!
La profesora recibe la frase como un guantazo con la mano abierta, ¡paaam!.
- ¿Un marido, dices?
- Sí, un marío que trabaje, y tú te quedas en casa, je je.
¿Pero qué estaba diciendo esa niñata?, inspiración, expiración…
- ¿Y qué hago todo el día, sola en casa? ¿Aburrirme mucho, no?
- Pues qué vas a hacer, ¡limpiar la casa!
Claro, cómo no se le había ocurrido…
- Vale Yessi, ¿son esas todas tus aspiraciones para el futuro?
- Pues claro.
La profesora decide no darle más vueltas al asunto y continuar explicando los morfemas flexivos de género y número. Pero no puede concentrarse, “búscate un marío” le va golpeando del occipital al parietal y viceversa.
Acaba la clase, acaba por fin la semana. Los alumnos salen corriendo y gritando. La Yessi le dedica un “Hasta el lunes, Mari” y ella, resignada, le responde “Adiós Yessi”, cuando en realidad piensa “coleguita, que limpies mucho este finde, ¿ok?, no sudes de los deberes que los lexemas están muy chungos ni lo flipes con tus viejos, ¿vale?”
Por la noche la profesora ha quedado con sus amigas para cenar. Está sola en casa sin marío, sin gato y sin ganas de limpiar. Se prepara una copa antes de salir. Se peina, se maquilla, se mira al espejo antes de salir y se reconoce como la protagonista de la canción que está tarareando “Vestida de pantera uoooo…”. Irremediablemente advierte que su alumna la ha vencido una vez más pues esa noche su imagen desprende una única frase: “Busco marío”.


Raquel Casas Agustí, professora de Castellà

4 comentaris:

  1. Hola m'agrada molt, és molt interesant; crec que té tota la raó perquè el divendres tenim moltes ganes de marxar tots, estem cansats de tota la setmana. M'ha fet riure molt, m'ha agradat tot plegat.

    Francesc Pérez Cuadras, 2nB

    ResponElimina
  2. hahahahaha! Està molt bé Raquel, m'ha fet riure molt! Pocs autors et superaran amb això, és molt autentic-
    Laerke-

    ResponElimina
  3. Gràcies!! M'alegro que us hagi fet riure perquè aquest era el propòsit. A més és una anècdota real, com us vaig comentar a classe.

    ResponElimina
  4. He rigut molt amb la història Raquel!
    Potser podríem fer un apartat de premis pels professors el proper Sant Jordi?....

    ResponElimina