dijous, 22 d’abril de 2010

Enganchados a la pantalla

La tecnología ha avanzado mucho durante estos años, pero ¿para bien o para mal?
Pienso que la tecnología actualmente es muy necesaria para vivir, a lo largo de los últimos años la gente se ha ido acostumbrando a las nuevas tecnologías.
Los adolescentes utilizamos el ordenador en los ratos libres para no aburrirnos, en internet podemos encontrar de todo: series, juegos, animaciones, chats, facebook, space, blogs, fotologs,… Los jóvenes utilizamos estos recursos para distraernos y para conocer a gente nueva.
Hay jóvenes que abusan de la tecnología, se pasan todo el día encerrados en sus casas conectados a juegos virtuales, chateando o visitando páginas sin salir y sin tener vida social; pienso que este tipo de personas sí que tienen una cierta adicción, seguramente si los castigaran sin ordenador no sabrían qué hacer en su tiempo libre y esto puede perjudicarles en su carácter. En cambio hay personas que también utilizan el ordenador en su tiempo libre, pero lo hacen por diversión, no es una adicción porque prefieren quedar con sus amigos y salir antes que estar en su casa encerrados visitando páginas sin parar.
Personalmente creo que la gente que tiene una cierta adicción al ordenador es porque los padres no les ponen límites; no siempre hay que ponerlos, pero no es normal que un joven de 14 años se pase las horas libres enganchado a una pantalla y aquí es donde deberían intervenir los padres poniendo normas para darle a entender a su hijo que la vida no sólo es internet.
Además de internet hay más elementos perjudiciales como las consolas; cada vez hay más jóvenes que se enganchan a ellas, y de nuevo creo que la responsabilidad es de los padres ya que ellos les consienten tenerlas y les compran los juegos que ellos quieren.
Estas adicciones hacen que los jóvenes bajen el rendimiento en los estudios ya que prefieren jugar y chatear antes que hacer deberes o estudiar.
Sin embargo pienso que toda la culpa no la tienen los padres ya que cada uno tiene que poner sus límites, no siempre tenemos que depender de ellos y si somos mayores para salir también somos mayores para saber lo que nos conviene y lo que no.
Yo utilizo mucho el ordenador porque puedo chatear con mis amigos y explicar qué ha pasado durante el día, pero paso mucho más tiempo en la calle.
Pienso que la gente se tendría que controlar más por sí misma, y en definitiva, si tan mala es la tecnología como dicen ¿por qué la convertimos en imprescindible?

Laia Navas, 3r B

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada